El COE redefinió el conglomerado Gran Córdoba y estableció un nuevo régimen de flexibilidad por localidades. En función de ello, los establecimientos riocuartenses reabrieron sus puertas el lunes 11/5.
Información del Gobierno de Córdoba
  • En las pequeñas localidades (de menos de 50.000 habitantes), a partir del lunes se extiende el horario de las obras privadas de 8 a 16 y la atención de profesionales, de lunes a sábado.
  • En las localidades más grandes, continuará la atención bancaria por la mañana y se permitirá la apertura del comercio, sólo por la tarde.
  • Se suman nuevas profesiones habilitadas para la atención de la salud: oftalmología, psiquiatría, kinesiología y fonoaudiología.
  • Los COE regionales podrán adaptar estas medidas por cuestiones organizativas.

El COE informó que, a los fines sanitarios, se redefinió el conglomerado del Gran Córdoba, que incluye ahora las localidades de Córdoba, Villa Allende, Saldán, La Calera, Mendiolaza, Unquillo, Juárez Celman, Malvinas Argentinas, Mi Granja, Bouwer, Los Cedros y Malagueño. Para establecer esta delimitación se tuvo en cuenta la continuidad de la mancha urbana, la cercanía y la estrecha vinculación de actividades.

Quedan excluidas de este conglomerado Río Ceballos, Salsipuedes, Colonia Tirolesa, Montecristo, Toledo, Río Segundo, Pilar, Villa Parque Santa Ana, Villa del Prado, Alta Gracia, Falda del Carmen, Villa Carlos Paz, Bialet Massé y Santa María de Punilla.

Nuevo régimen de flexibilidad por localidades

Las pequeñas localidades (de menos de 50.000 habitantes) tienen habilitadas las actividades de construcción privada, actividad comercial (de lunes a sábado de 8 a 16) e industrial.

Asimismo, para la actividad profesional se extienden los días de atención de lunes a sábado.

En tanto, en las localidades más grandes (más de 50 mil habitantes: Río Cuarto-Las Higueras-Santa Catalina-Holmberg; Villa María-Villa Nueva; San Francisco; Alta Gracia; Carlos Paz), se dispuso que desde el lunes el comercio podrá atender de lunes a viernes por la tarde (de 14 a 20) y sábado por la mañana (8 a 13); mientras que la actividad bancaria continuará funcionando solo por la mañana. Además, continúa permitida la obra privada (solo de 8 a 14) y las actividades profesionales (solo dos días a la semana) e industrias.

Será responsabilidad de los COE regionales generar modificaciones por cuestiones organizativas (tales como horarios de atención) y correrá por cuenta de ellos cualquier interpretación adicional que sea necesaria.

Pedido del CECIS

Cabe remarcar que el CECIS había elevado al COE Regional Río Cuarto (Dr. Carlos Pepe) un escrito en estos términos:

“Nos dirigimos a Ud. a los fines de  hacerle llegar el petitorio que pasamos a exponerle –por cierto, solicitando a su vez que se sirva tramitar las autorizaciones que deban requerirse del Centro de Operaciones de Emergencias (COE Central) y del Gobierno de la Nación, de ser necesario-, con el propósito de atender la dramática situación que están afrontando el comercio y los servicios de nuestro medio, en el marco la emergencia decretada por la pandemia del coronavirus.

Este Centro Empresario quiere generar aportes que contribuyan, al menos, a recomponer parcialmente la actividad comercial.

Las  restricciones a la circulación de personas para adquirir productos esenciales -como es de dominio público- limitan la posibilidad de venta de otros artículos, aun en comercios de proximidad que cuentan con las medidas sanitarias reglamentarias y para los cuales no es preciso utilizar el transporte público.

Al respecto,  se propone habilitar el ejercicio de rubros no exceptuados, observando estrictamente los protocolos de seguridad establecidos, desalentando los grandes aglomerados de gente. En ese sentido, tenemos particularmente en consideración informaciones recientes, que dan cuenta que los “intendentes del Gran Río Cuarto intentarán acelerar el cambio de categorización con respecto a la pandemia del coronavirus para convertir al conglomerado en “zona blanca” y poder rehabilitar así una serie de actividades”. Según trascendió, los mandatarios realizaron una presentación formal ante el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de Río Cuarto en el que detalló la situación epidemiológica conjunta de las tres localidades (Río Cuarto, Las Higueras y Holmberg) y pidieron la modificación de categoría, que actualmente es “zona roja”.

A ello se suma lo conocido, por medios locales de comunicación, en cuanto a que “ya no hay pacientes con Covid-19 en Río Cuarto”. Y lo que sostuvo el día 4 de mayo el ministro de Salud de la Nación, Dr. Ginés Gónzalez García: “El comportamiento argentino” sobre la cuarentena es “ejemplar”, pero resaltó que “debemos empezar a tener actividades sociales y productivas”.

Acompañando estas iniciativas que describimos más adelante, nos comprometemos a generar una difusión masiva que permita ordenar la demanda, promoviendo también las compras a distancia y facilitando herramientas que enriquezcan la oferta de los servicios, a través de capacitaciones y tutoriales.

En pos de favorecer tal escenario, le solicitamos tenga a bien evaluar estas propuestas:

-Apertura de locales comerciales y de servicios, aunque más no sea con una jornada reducida de trabajo -que podría irse ampliando a medida que mejore la situación-, todos los días o día por medio, con el personal mínimo necesario o con el número de trabajadores que podría acordarse, manteniendo las regulaciones de distanciamiento social y de los metros cuadrados que tiene cada local.

-Aplicación de todos los protocolos establecidos para cada sector o actividad, asegurando que exista un estricto control epidemiológico y preventivo.

–  Creación, eventualmente, de un permiso de circulación municipal y/o provincial para los que estén habilitados a abrir sus establecimientos, para los empleados que se autoricen a prestar sus servicios habituales y para aquellos que realicen el delivery correspondiente, tanto en los comercios y empresas de servicios como en cadeterías que se utilicen.

Comprendemos y acordamos en el resguardo de la salud de nuestro pueblo ante tan agresiva emergencia. Y es en virtud de ello que entendemos que, de no reformularse los formatos vigentes, muchísimos comercios y servicios minoristas pyme –por no decir su inmensa mayoría- correrán muy serios riesgos de extinguirse, constituyendo un dique a la venta tanto de la producción industrial nacional como de aquella proveniente de las economías regionales, amenazando el empleo.

Por lo cual, desde el CECIS se espera que, con el acompañamiento del sector público, se amortigüe la posibilidad de cierre a gran escala del sector productivo pyme, principal generador de riqueza y empleo a nivel nacional.

Nos colocamos a plena disposición del COE para profundizar lo aquí planteado y avanzar cuanto antes para que, con medidas como las explicitadas y otras que podríamos consensuar, pueda llevarse algo de alivio a segmentos pyme que hoy, por ejemplo, no están en condiciones de cumplir con sus múltiples  obligaciones –que sería extenso aquí enumerar, pero que las damos por entendidas-, que tampoco saben cómo mantenerse en pie y que, fundamentalmente, no están encontrando formas de sostener las fuentes de empleo de las que dependen miles de familias.

Para finalizar, nos resta sugerir que si eventualmente llegara a registrarse un nuevo contagio, después de haberse habilitado -tal lo que se solicita- el ejercicio de actividades, se instrumenten, por cierto, todas las resoluciones que resulten pertinentes para aislarlo, así como establecer otras precauciones que se estimen convenientes, pero sin que ello implique retrotraer la situación y ordenar nuevamente el cierre temporario de los establecimientos (o sea, para no volver a lo que está ocurriendo hoy), teniendo presente que ya llevan más de cuarenta días paralizados.

Quedamos al aguardo de su respuesta.

Le saludamos con nuestros respetos”.

Ing. Atilio Lunardi

Presidente

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *