Se lanzó el proyecto Centros Comerciales a Cielo Abierto en la ciudad


En horas de la noche del miércoles 17 de octubre, se efectuó el lanzamiento del proyecto de Centros Comerciales a 
Cielo Abierto en Río Cuarto, en la sede del CECIS.

Se contó con la presencia de Oscar Antonione, director del Programa de 
Desarrollo de CCCA, de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa 
(CAME), quien se refirió a los beneficios y alcance de estas iniciativas como la que 
se llevará adelante en la ciudad.

Repercusión en los medios

Así lo reflejó PUNTAL en su edición del jueves 18/10/2018.

Río Cuarto

Quieren darles un estilo único a las áreas comerciales para potenciarlas
Anoche lanzaron la iniciativa con una convocatoria en el Cecis. Cuenta con el respaldo de la Came y el Municipio. Luces, veredas y basura, en la agenda de trabajo.

Luces, veredas, basura, adornos e infraestructura en general son parte de los ítems que anoche se pusieron en agenda para avanzar en la unificación de estilos en las áreas comerciales de la ciudad y transformarlas así en un centro mercantil a cielo abierto, un programa que la Came desarrolló en un centenar de ciudades y que desde este mes empezó a trabajar en Río Cuarto con el Cecis y el gobierno municipal.

“Un centro comercial a cielo abierto es un concepto para diferenciarlo de un centro comercial cerrado como un shopping o un mall. Si hacemos un paralelo lo que pretendemos es que funcione la actividad comercial como un conjunto. El shopping cerrado tiene una administración, una marca, un diferencial, una infraestructura, servicios, que hacen que tome valor para el consumidor por ser un lugar iluminado, confortable, limpio. Lo que pretendemos es que el centro que tiene más locales que un shopping, tenga un formato similar, gestionado como oferta comercial de la ciudad, entre otras muchas ofertas”, explicó Oscar Antonione, director del Programa de Centros Comerciales a Cielo Abierto de la Came. Con respecto a la iniciativa, Antonione aclaró que “hay que definirla, hay que caracterizarla, y desarrollar el potencial de los propios comerciantes que deben sentirse parte. Hay que ponerlo en valor y volverlo competitivo, que cumpla adecuadamente con su rol”.

Pero no se habla exclusivamente del centro…

No es sólo el centro sino manchones comerciales sobre los que tratamos de avanzar. Comenzamos ahora, y la continuará el Cecis y la Cámara Mercantil, una consulta a los comerciantes para saber cómo ven determinados aspectos y así tener una visión de ellos. No podemos venir y decir qué hay que poner y cómo corregir algunas cosas. La opinión de los comerciantes es importante para definir las prioridades, si es la iluminación, las veredas o qué.

Estuvo recorriendo las áreas comerciales, ¿sobre qué base empiezan a trabajar?

Arrancamos sobre una base bastante buena porque hay intervenciones hechas en veredas e iluminación en muchos puntos del centro. Vimos algunas lámparas apagadas sobre calle Constitución, y si tuviéramos ya al gerente urbano estaría relevando e informando. Si hay macetas, pero no tienen nada, hay que sacarlas y poner un cesto de basura porque no estamos ornamentando. Si ponemos macetas, alguien tiene que cuidar plantas y flores. La idea es mimar al centro para que el comerciante sienta que es su usina, su fábrica, que es donde genera sus ingresos, pero que no lo puede hacer solo. En la medida en que el centro, con todos los motivos que tiene para que la gente venga, encuentre estas condiciones, vamos a lograr el objetivo.

¿Qué antecedentes tienen?

Trabajamos en 120 ciudades como el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires, Rosario, Junín, Tandil, Villa General Belgrano.

¿Qué resultados tuvieron?

Los resultados son que se vende más. Cuidado, no tiene nada que ver con la situación económica. Porque si hay una crisis, en un sector en que no haya este tipo de desarrollos habrá una baja en ventas determinada, mientras que en otro con un centro comercial a cielo abierto habrá una mejora frente al otro.